Ciccio

Que el perro es el mejor amigo del hombre, es una frase cien por cien cierta. De hecho, son cientos los relatos que cuentan cómo canes han hecho de todo por sus amos. El protagonista de esta tierna historia es Ciccio, un pastor alemán, que acude todos los días a misa a la iglesia a la que acudía con su dueña.

Ciccio, de 12 años, siempre ha ido con su María Corredera, su dueña, a todos los lados, incluso acudió al funeral de ésta cuando murió hace dos meses. Y es desde esta fecha que el perro va al cementerio de Santa María de la Asunción, en San Danos (Italia) todos los días.
Ahora Ciccio acude a misa a la iglesia del camposanto todos los días, donde según los fieles espera a reunirse con ella.
La historia de Ciccio ya se ha hecho famosa y no hay otro tema de conversación en la ciudad, demostrando que el vínculo que se crea entre un perro y su amo es tan fuerte que no se rompe incluso después de la muerte.

Los comentarios están cerrados.